abril 19, 2024

Ciudad de México. – Tras darse a conocer que operadores del Cártel de Sinaloa habrían entregado de 2 a 4 millones de dólares para la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador en 2006, como era de esperarse, el mandatario aseguró que se trata de una “vil calumnia”, dado que ese señalamiento es completamente falso, dado que «no hay ninguna prueba».
Anoche se dio a conocer un reportaje del periodista estadounidense Tim Golden, quien en el medio Propublica, aseveró que, con entrevistas realizadas a funcionarios de Estados Unidos y México, así como al acceso de documentos gubernamentales, fue que se llegó a conocer ese supuesto apoyo del crimen organizado para el hoy de Estado en nuestro país.
Según lo revelado, Nicolás Mollinedo, uno de los colaboradores más cercanos de López Obrador habría estado involucrado en el pacto con esta banda delincuencial.
INVESTIGACIÓN DE LA DEA
También se dijo que con base en audios obtenidos durante la investigación de la Agencia para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) y el Departamento del Tesoro, se constató que miembros de la organización delictiva y personas cercanas a López Obrador declararon haber participado en los movimientos de dinero ilegal.
«No, es completamente falso, es una calumnia. Están, desde luego, muy molestos y lamentablemente la prensa, como hemos visto, no sólo en México, sino el mundo, está muy subordinada al poder. En el caso de Estados Unidos tiene mucha influencia el Departamento de Estado y las agencias en el manejo de los medios, y aquí también, pero no hay ninguna prueba, son unos viles calumniadores, aunque los premien como buenos periodistas», respondió López Obrador.
Relacionado a lo mostrado por Golden, ayer la periodista Anabel Hernández, indicó en su publicación en DW que tuvo acceso a una indagatoria de la Fiscalía Federal del Distrito Sur de Nueva York y DEA, efectuada entre 2010 y 2011, la cual afirmó que el Cártel de Sinaloa aportó en 2006 millones de pesos a la campaña de López Obrador.
Luego de estos dos reportajes, López Obrador apuntó en su matutina que no llevará a cabo ningún juicio formal, pero que denuncia, no los periodistas, sino al gobierno de Estados Unidos por permitir estas prácticas inmorales y contrarias a la ética que debe de prevalecer en todos los gobiernos del mundo.