julio 19, 2024

San Luis Potosí, S.L.P.- Cada año el dos de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales. Pero ¿Qué son? ¿Para qué sirven? ¿En San Luis Potosí hay humedales? Para contestar estas y otras preguntas entrevistamos al doctor Leonardo Chapa Vargas, investigador y coordinador académico de la División de Ciencias Ambientales (DCA) del Instituto Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICYT).

Los humedales -explica el investigador- son ecosistemas en los que el agua es el factor principal que controla su funcionamiento y son muy importantes porque albergan valores elevados de diversidad y por lo tanto nos proveen de agua y alimento. Además, ayudan a controlar el clima a nivel global, porque tienen agua que se evapora y luego se deposita en otras partes a manera de precipitación.

Los humedales, añade el Dr. Chapa, también han tenido repercusiones en todas las culturas de la humanidad, los asentamientos humanos siempre han estado ligados a los humedales a lo largo de toda la historia. Actualmente, por ejemplo, nos dan oportunidades recreativas y además sostienen una parte importante de la diversidad.

Es tal su importancia para el equilibrio ecológico -precisa el especialista- que debemos de estar conscientes de lo qué son los humedales, ya que son ecosistemas importantes que tenemos que cuidar, tenemos que mantenerlos con buenos niveles de agua, digamos saludables, tratar de controlar especies que no son de la región, que luego son invasoras, así como evitar que se contaminen o controlar su contaminación de alguna manera; y al final los debemos cuidar porque también nos dan oportunidades recreativas que nos permiten disminuir el estrés y convivir con las familias.

Hay algunos que son costeros, por ejemplo, los arrecifes de coral o los manglares. Otros son intercontinentales, como las lagunas, los lagos, los manantiales, las presas, los bordos de contención de agua, entre otros. En San Luis Potosí, apunta Leonardo Chapa, hay humedales en todo el Estado, como básicamente en todo el mundo. Entonces por todas las regiones del Estado hay humedales, pero son distintos. Por ejemplo, en la región altiplano, que es un ambiente semiárido a comparación de los ambientes húmedos que hay en la huasteca, vienen de los acuíferos profundos o someros, pero también hay agua en algunos cuerpos de agua pequeños, muchas veces se construyen bordos en las comunidades para que cuando llueva se mantenga ahí y se acerquen los animales, el ganado y la fauna silvestre.

Otro ejemplo de humedales en San Luis -nos da conocer el especialista en Ciencias Ambientales-, está en la zona media, en los alrededores de Rioverde hay un buen número de manantiales que tienen vegetación muy asociada a esos lugares, y alguna de esa vegetación es verdaderamente extraordinaria, en un espacio en esta región, están algunos de los árboles más viejos del país, de alrededor de 2000 años, además todos esos lugares tienen fauna asociada que es distinta de un lugar a otro.

Aquí en el altiplano –añade el investigador- hay algunos manantiales que son sitios sagrados del pueblo huichol, son manantiales pequeños, pero hacen que el paisaje, la vegetación y la fauna en ese sitio sea distinta a lo que hay alrededor y de alguna manera esa agua influye sobre el funcionamiento de todo el ecosistema de la zona que está a su alrededor.

En la zona Huasteca están los humedales de Tamasopo y el de Tanchachín, los cuales son reconocidos por parte de la Convención de Ramsar, instancia internacional que procura la conservación y el uso racional de los humedales, pero hay otros que tienen una amplia importancia que podrían también ser registrados por ese organismo internacional.

Los humedales, precisa el investigador, pueden verse afectados por una disminución de las lluvias, por ejemplo, pero además de eso, las actividades humanas también influyen, por ejemplo, en la zona de Rioverde.

Anteriormente, hace varias décadas había en ese lugar un humedal grandísimo que recibía toda el agua de los manantiales, pero tras canalizar sus aguas para darles un uso agrícola, se redujo de manera considerable.

Pero al final, opina el experto, tampoco podemos dejar de hacer actividades agropecuarias, necesitamos producir alimento, necesitamos proveer a la gente de agua y de todos los servicios que los humedales nos dan, solamente que necesitamos buscar la manera de tener un manejo sustentable de esos recursos, que nos permita garantizar la permanencia de estos sistemas a largo plazo para el beneficio de las generaciones futuras.