abril 16, 2024

Moscú. – El presidente ruso, Vladímir Putin, acusó hoy a Ucrania de abatir el pasado miércoles el avión de transporte militar ruso Il-76 en el que viajaban 65 prisioneros de guerra ucranianos, pero afirmó desconocer si se trató de un ataque intencionado o un error de los militares ucranianos.
«Yo no sé si lo hicieron a propósito o por error, por no pensar bien las cosas. Pero es evidente que lo hicieron», afirmó durante una reunión en San Petersburgo con estudiantes rusos que participan en la campaña militar rusa en Ucrania.
El mandatario señaló que el Ejército ruso no efectuó el vuelo sin motivos y que «la dirección principal de inteligencia del Ejército ucraniano sabía que llevábamos a los militares, 65 de los 190 previstos».
«Y sabiendo eso abatieron ese avión», recalcó.
Añadió que antes del siniestro «fue detectado el lanzamiento de dos misiles desde un territorio controlado por el régimen de Kiev».
«La nave aérea fue abatida dos o tres minutos después. Era prácticamente imposible reaccionar», explicó.
Además, descartó que se tratase de «fuego amigo», ya que el avión fue derribado por misiles y no por artillería antiaérea, según se pudo observar en función de los daños ocasionados.
«Nuestros sistemas de misiles antiaéreos no pueden abatir un avión nuestro por definición. Tienen un sistema ‘amigo-enemigo’ y no importa cuántas veces apriete el botón el operador, nuestros sistemas de misiles antiaéreos no funcionarían», argumentó.
Señaló que el Comité de Instrucción ruso continúa sus investigaciones al respecto y señaló que le pedirá que «haga público, difunda al máximo todas las circunstancias de este crimen. Para que la gente en Ucrania sepa qué fue lo que pasó en realidad».
«En cualquier caso, lo sucedido es un crimen. Ya sea ‘por descuido’ o deliberadamente, pero en cualquier caso es un crimen», aseguró, al señalar que el ejército ucraniano «comete todos los días crímenes, incluso contra civiles», dijo.
Tras el siniestro del Il-76, Rusia acusó inmediatamente a Ucrania de su derribo y afirmó que las autoridades ucranianas estaban al tanto de quiénes viajaban en el avión.
Ucrania, que ha confirmado que se preparaba un canje, sostiene que el avión transportaba armas y no prisioneros de guerra.